Cine y Turismo

Cine y Turismo

Turismo Cinematográfico

Spain Film Commission ha sido precursora en analizar y evidenciar la relación entre las industrias audiovisual y la turística. Desde su creación se han impulsado distintas iniciativas que han contribuido  crear un ámbito de trabajo con entidad propia dentro de la organización.

Según el TCI Research, en 2017 fueron 480 millones de turistas internacionales los que viajaron a visitar localizaciones de películas, series o anuncios publicitarios.

“El turismo cinematográfico, o turismo inducido a través del cine y la televisión, internacionalmente denominado Screen Tourism, es un fenómeno que crece en todo el mundo, y constituye un elemento esencial de la promoción de numerosos países como corolario de las estrategias nacionales de fomento de la cultura y el audiovisual. Se trata de una nueva tipología del turismo que responde a un desplazamiento del interés de los nuevos consumidores culturales hacia las industrias creativas, y en particular las artes audiovisuales. “DECLARACIÓN DE VALLADOLID PARA EL DESARROLLO DE UNA ESTRATEGIA ESPAÑOLA DE FOMENTO DEL TURISMO CINEMATOGRÁFICO". 09/06/2016

Según esa misma declaración, para Spain Film Commission es una línea estratégica básica la promoción del denominado turismo cinematográfico, que se constituye en el eslabón que cierra, en palabras de Carlos Rosado, Presidente de SFC, el círculo virtuoso de la economía de los rodajes, que comienza en la localización y, pasando por la producción y comercialización de proyectos audiovisuales, llega a la difusión internacional de las localizaciones que se convierten, a su vez, en el mejor reclamo, a través del turismo, de nuevas producciones.

 La industria turística española ha verificado un crecimiento constante en las últimas décadas, lo que se traduce en una amplia y diversa infraestructura de servicios extendida en todas las comunidades autónomas.  Según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo fueron más de 82 millones los turistas internacionales que en 2017 eligieron a España como destino, y la tendencia es de crecimiento moderado para los siguientes períodos. La conectividad del país es excelente tanto con Europa como punto de conexión aérea con América y Asia y los visitantes pueden acceder a una oferta de alojamiento y servicios complementarios extraordinaria.

El desafío actual de la industria turística es desarrollar nuevos productos, que se diferencien de los reclamos tradicionales. El turismo cultural en general y el turismo cinematográfico, en especial,  se constituyen en una formidable opción para diversificar la oferta, sectorial y geográficamente, y combatir la estacionalidad.

Los efectos de un rodaje en un territorio 

El turismo cinematográfico impacta de varias formas en la economía y en la sociedad donde se realizan las producciones:

  • Efectos en la economía local durante el rodaje

La realización de un rodaje en un territorio determinado, genera un impacto económico considerable. Se estima que más del 30% del presupuesto global de una producción se ejecuta en las localizaciones elegidas, ya sea a través de gastos directos, indirectos e inducidos.

  • Efectos en la economía local posterior al rodaje

En los últimos años el turismo cinematográfico ha crecido exponencialmente, no solo por el incremento de rodajes de películas sino especialmente debido al auge de las series de éxito global impulsadas por las cadenas internacionales y que cuentan con un gran éxito de audiencia.  La industria turística ha tomado nota de este fenómeno y ya se comercializan paquetes para conocer las localizaciones más famosas, como las rutas de cine en diversos territorios.

  • Efectos en la imagen de un destino 

Merece especial atención el impacto que tienen los rodajes en la imagen y la reputación de un destino. Las imágenes rodadas muestran sus singularidades, los hacen conocidas en cualquier lugar del mundo pero es la conducta de los espectadores la que prolonga su experiencia mediante las redes sociales. Los contenidos y las localizaciones donde han sido realizados, continúan vivos y se habla de ellos de diversas maneras en el mundo digital. El caso actual más significativo en este sentido es el de Game of Thrones que cuenta con 20 millones de followers en Facebook, 6 millones en Twitter y 3,5 millones en Instagram, con un alcance a 199 países. Este hecho contribuye a posicionar destinos, sean tradicionales o nuevos, en la oferta turística global. Se trata de una herramienta de promoción turística potente con la que cuentan los territorios para colaborar en su diferenciación y visibilidad.